El pasto más verde

Sophia_and_jayneIgualito que en el famoso cuadro de Dalí. Todo estaba derretido: el asfalto, el caucho, el cuerpo, el campo, todo. Iban a 110 en su Fiestita 3 puertas, base, Modelo Siglo XX (ni vale la pena mencionar el año) rumbo al mar, de vacaciones, con el malón. Aunque los únicos que parecían indios eran ellos: casi en cuero, brillantes de sudor y opacos por la tierra que entraba por las ventanillas y que se les pegaba en la piel y en el pelo, mientras los demás los pasaban casi por encima, frescos, elegantes, exitosos.

El sol de mediodía sugería y sus estómagos suplicaban un sánguche y una coca – el Fiestita solo pedía que lo dejen morir en paz. Pero no, le llenaron el tanque y lo dejaron un rato a la sombra.

En la estación de servicio se sentían mucho más frescos, no tanto por el aire acondicionado sino por cómo los desplumaron con el precio del insípido almuerzo. Sentados junto a uno de los inmensos ventanales, miraban hacia afuera con ojos de vaca, rumiando el pan seco con fetas de fiambre transparentes, y el rencor por tener unas vacaciones tan grasa… pero no hay que quejarse (se decían), hay gente que no puede irse a ninguna parte.

Mientras seguían masticando, en cierto momento las miradas perdidas encontraron un inevitable punto de encuentro: un radiante Mini Cooper tan nuevo que parecía tener la pintura fresca.

“¿Viste eso?”

“Sí, claro… si es un veneno…”

“No, pero mirá bien… tiene una calcomanía con el simbolito de discapacitado.”

“¿Y?”

“¿Cómo “y”? ¿Qué onda? Vos sabías que lo podés comprar más barato si sos discapacitado, no?”

“Sí, creo que la mitad de precio.”

“¿Y cuanto está ése masomeno?”

“Mmmm, ese modelo… y, debe andar en las 3 gambas.”

“O sea, gamba y media. Igual es un montón de guita: a lo que voy es que si podés pagar una gamba y media, podés pagar 3. Y si no, comprate un auto más modesto. ¿Ves? Yo no entiendo las leyes de acá. Eso del descuento tendría que ser para autos comunes, no autos de lujo. Si querés lujo, pagalo loco, seas discapacitado o no. Entendeme, pobre gente… pero la verdad que es un abuso, porque uno que está entero y labura no puede comprar ni la cuarta parte y estos tipos se aprovechan de su problema y a la final son mejores que vo’ y que yo!!”

“Y sí, una avivada…”

“Mirá, mirá la viejita que está por subirse al Mini. No me vas a decir que es una discapacitada, es vieja nomás. ¡Qué increíble! ¿Pero no te digo yo? En este país somos todos vivos…”

La anciana seguía de pie ahí afuera, cuando notaron que una mujer se acercaba al objeto de sus sueños. Distinguida, madura, el cabello lacio perfecto, la ropa elegantísima y anteojos de sol muy finos. Máquina y mujer encajaban como si hubieran sido hechos a medida.

Callaron un momento para observarla. Y después del rencor, la envidia y la indignación, la sorna.

“Pensándolo bien, la verdad que yo si me dan eso, un bracito me lo corto… ¡si tengo dos, jajaj!”

“Jaaa, seeee… total arriba de ese fierro ¡qué carajo te importa!”

Y mientras el resentimiento y el humor negro bailaban frenéticamente sobre la mesa, del otro lado del cristal la mujer a duras penas podía caminar. La vieron de cuerpo entero: con esfuerzo y acostumbramiento sus brazos sostenían unas muletas y unas piernas desproporcionadamente delgadas y deformadas, absolutamente inútiles.

La anciana la ayudó a acomodarse frente al volante y se fueron.

Cesaron las bromas. Avergonzados y agradecidos, se miraron.

“¿Vamo’?”

Loser LISTEN

IggyPopSkullRing

Anuncios

2 pensamientos en “El pasto más verde

Contame vos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s