Hombres, Mujeres, Máquinas

AlVolante “Por más que lo jures y perjures, no te voy a creer que tu novio te está enseñando a manejar y jamás te gritó ni te insultó.” (Todas) “¡¡Naaaah!!”

“Mirá querida, todas las que estamos en esta mesa (y todas nuestras conocidas) tuvieron que pagar un instructor. Ninguna quiso soportar el maltrato de padres, hermanos, novios y/o maridos. El instructor también te quiere putear, pero se muerde la lengua, porque sabe que si no, no cobra.”

“Bueno, no sé, ustedes conocen a Fran, él es re tranquilo y me tiene toda la paciencia. De verdad que me está enseñando y no se enoja nunca. Es más, le rayé un poquito el paragolpes de adelante cuando trataba de estacionar y ni siquiera así me insultó.”

(Todas) “¡¡Andaaaaaaaaaaaaaaá!!” “Basta nena, no te creo ¿encima le rayaste el auto y me vas a decir que no te gritó? Mirá, a mí por mucho menos mi marido casi me pega.”

“¡Es verdad! A mí me enseñó mi papá, que nunca me retaba, pero cada vez que se subía al auto conmigo me cagaba a gritos y terminaba saliendo del auto con un portazo y yo llorando.”

“Ni te cuento si te toca tu hermano mayor, querida… con el mío terminamos tirándonos del pelo, peleando como dos perros callejeros.”

“Es así chicas, todos los hombres son iguales. Todo muy lindo, besito, mimito, pero si les tocás el auto te quieren matar (como mínimo).”

“Pero vos estás en pedo, o te volviste loco. ¿Cómo te vas a poner a enseñarle a tu novia a manejar con TU auto?” (Todos) “¡¡Uuuuhhh nooo!!”

“No, no, ¡simplemente no puede ser! Las minas son un desastre manejando, ni que hablar si están aprendiendo. No tienen idea de nada, no entienden los cambios, pisan el embrague todo el tiempo y el espejo lo usan para maquillarse. Y no quiero entrar en el tema de cómo estacionan.”

“Pero no te creas, Vicky maneja bastante bien para ser que está empezando. Es cierto que estacionar le cuesta todavía, pero un rayón solo me hizo.”

(Todos) “¿¿¿Queeeé???” “¿Te rayó el coche encima? ¿Y no la estrangulaste? Yo la maaato. Igual te digo que ni llego a esa instancia. Ni-en-pe-do le doy el auto a mi novia, y menos me pondría a enseñarle. Que haga mierda el auto de otro si quiere, o que pague el curso y después que use su propio auto.”

“Es así macho, las minas son todas iguales. Cuanto menos salgan de la cocina, mejor, porque cuando se suben al auto las querés matar.”

–  ¿Y Fran, cómo estuve?

–  Bien Vicky. Tratá de mirar los espejos y anticipar tus maniobras con las luces… te olvidaste un par de veces, pero el andar está bueno. Ahora tenés que practicar estacionar.

–  Ay, nooo… estoy cansada, me pone nerviosa manejar ¿no lo podemos dejar para otro día? ¡Mirá si te rompo el auto, o el de otra gente!

–  No, dale, vamos a buscar un lugar tranquilo y estacionás sin autos alrededor. Mirá, allá adelante hay unos postes que te van a servir de referencia.

–  Uufff, no sé, no me animo… ¡mirá cómo estaré, que con el frío que hace estoy sudando!

–  Basta, son excusas. Empecemos. Acordate: son tres maniobras y mirá siempre los espejos.

–  Ok, a ver, pongo primera… pongo el auto paralelo al de adelante… y meto marcha atrás. ¡Puta madre! Se me paró. A ver, de vuelta… lo dejé muy lejos… Esperá que pruebo otra vez… ¡ay no! ¡no me sale!

–  Tranquila Vicky, despacito.

–  Esperá Fran, me estoy muriendo de calor, me saco el sweater. ¡Qué desastre! Estoy sudando como loca… ppffff… a ver, a ver, esta vez me sale… ¡¡Aaaaaa!!, casi me choco el poste!! Fran, no puedo más del calor, ¡mirá estoy empapada! No aguanto más. Dame un minuto: me saco la remera también. ¡El pantalón! ¡mirá el pantalón como quedó!

–  Vicky, Vickyyyy, estás en ropa interior…

–  ¡Ya sé, ya sé Fran! pero acá no hay nadie y yo no puedo practicar si me muero de calor. Aaahhhh… uuufff… otra vez, a ver… primera… así, ahí lo puse bien pero quedé muy afuera… lo corrijo… ¡Uyyyy nooo, no me mates! Creo que te rayé el paragolpes de adelante.

–  ¡Vicky, paraaá! … estás toda mojada… hasta el asiento está mojado.

–  ¡Pero si te dije! mirá mi corpiño… tiene sudor todo por adentro.

–  ¿Ah, sí? ¿Y la bombacha?

–  Inundada. Fran, estoy TODA mojada.

–  ¿Toda, pero toda?

–  Sí papito, me tengo que sacar todo esto porque no doy más, tengo mucho, pero MUCHO calorrr…

–  Vicky, que bueno que los cristales son polarizados, porque te voy a matar ahora mismo.

–  Pero vení, ¡matameee!

Es así, los hombres y las mujeres son todos iguales… todo muy lindo pero siempre que ellas se suben al auto, ellos las quieren matar.

Sube a mi voiture WATCH

Zona de nadie - Riff

Anuncios

6 pensamientos en “Hombres, Mujeres, Máquinas

  1. Darío: no sé qué decirte… de hecho hay menos mujeres futboleras/tuerca que hombres, creo…

    Harold: ¿por qué no pasa al frente y nos reímos todos?

    Girl: me mata el “muy genial” =)

    M: el mate me gusta, y si me lo gano, mejor!! Y vos, te ganaste un avatar, pero grave :o)

Contame vos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s