Matar o morir

Son las 3 de la mañana. Hace un frío atroz y aquí estoy, atrincherado en mi propia casa, solo en medio de la oscuridad y el silencio, sin poder encender ni un cigarrillo. Tenemos órdenes de mantenernos a oscuras. Si Ellos nos llegaran a ver, sería el fin. No tengo sueño, no tengo miedo. Estoy atento, crispado y tranquilo, con mis rudimentarias armas a mano. Esto podría perfectamente no estar sucediendo, pero es real. Ellos están ahí afuera, dispuestos a todo, a quedarse con todo. Ésta es la última noche… Ellos o nosotros.

Durante el día la tensión es diferente. Ellos solo permanecen en sus camiones, sin cruzar el límite, pero amenazantes, esperando la noche, esperando el momento de atacar. Nosotros aprovechamos para dormir un poco, conseguir comida y reunirnos para organizar la defensa por nuestra cuenta, la policía tenía las manos atadas (dijeron). “¡No los vamos a dejar entrar! Si quieren entrar nos van a tener que matar primero. ¿Escucharon algo en la radio? ¿Quién va ganando?” “No importa che, aunque ganen, Ellos acá no entran.” “Tenés razón, yo tengo un par de escopetas.” “Yo una pistola.” “Yo puedo conseguir algunos revólveres y una carabina que era de mi viejo. ¿Vos tenés algo Pablo?” “Arma de fuego no, tengo cuchillos nada más.” “No no, eso no te sirve, es muy arriesgado y además se supone que no deberían llegar tan cerca…”

La voz de Nancy al otro lado del único teléfono disponible (público y con lista de espera)  preguntó temblorosa: “¿Cómo están las cosas ahí?” “Bien Nancy, no te preocupes… ¿las nenas?” “Ahora están en la escuela. Tienen miedo, preguntan por vos. ¿Cuándo vas a venir?” “No puedo dejar la casa Nancy. Si me voy, habría uno menos para pelear y perderíamos todo.” “Ya lo sé Pablo, ya lo sé… Es que, oí rumores… ¿es verdad que se están armando?” “Es una precaución, nada más… sabés que no soy capaz de matar ni a una mosca, mientras permanezca escondido voy a estar bien. Tengo que cortar, hay otros que necesitan hablar con sus familias. Te quiero.”

“Igual, aunque ustedes consigan las armas, yo nunca usé una. No tengo idea, ni siquiera fui de caza.” “Bueno Pablo, tenés que hacer algo… ya lo vamos a pensar. Por ahora, veamos el tema de las guardias. Hoy nos quedamos los que ya tenemos armas, hacemos una ronda por hora y nos manejamos en grupos para cubrir todas las entradas. Dejaron una sola habilitada ¿no?” “Sí, rodeamos el perímetro con alambre de púas y armamos una barricada para la entrada principal, las demás están cerradas. Por lo demás, hay unos cuantos que tienen a los perros muertos de hambre. A la primera señal los sueltan.”

Pero todos sabíamos que Ellos eran más y que si decidían entrar, nos íbamos a tener que defender cuerpo a cuerpo. Yo lo sabía. Y también sabía que sin un arma estaría perdido. Cavilé un rato en la oscuridad sobre qué hacer. Entonces junté piedras y palos, e improvisé unas lanzas afilando la punta de unos fierros y unos cerámicos que quedaron de la obra, con la certeza de su inutilidad.

¡Pensar que hice tanto por esta casa! No sé por qué me acordé de cuando pintamos, me acordé de las latas. ¡Eso, las latas! Encontré una de aguarrás y algo de thinner, pero no era suficiente. Revisé cada rincón: en el botiquín del baño encontré alcohol y unos perfumes de Nancy. Dentro de un mueble, un licor de mandarina y un whisky berreta… el bueno me lo guardo para tomar coraje. Arrasé con las botellas vacías e hice jirones una sábana. Listo, ahora ya tengo mis Molotov. En cuanto se acerquen los quemo vivos.

Cuando desperté ya era de día y la calle estaba llena de gente festejando. “¿No escuchaste la radio Pablo? El candidato de ellos perdió por un 10%. ¡Ganó el intendente nuestro! ¡Se fueron! Nuestro barrio está a salvo.”

A la mierda, cuando vuelva Nancy y vea que le hice mierda una sábana y que le tiré los perfumes y el licor de mandarina de la Tía Cora me mata…

N.W.O WATCH

Anuncios

15 pensamientos en “Matar o morir

  1. Excelente relato…! Muy logrado el ambiente de “vigilia en la víspera de la violencia”
    Me mantuvo en vilo -como al protagonista y sus vecinos-
    Pero que dijo Nancy…?
    Se viene la parte 2 de la saga…?

  2. jajajaa es genial!
    cada vez que vengo acá se que llego con el mate en la mano,
    pero no se con que me voy a ir…
    buenísimo!!! y como si fuera poco.. le mandaste ministry!!!
    Besoss!!

  3. Darío: te imaginás! ¿Cómo lo convezo a Scorsese? =)

    Raúl: me alegra saber que te gustó, gracias!

    Harold: gracias por sus palabras pero lo que dijo y/o hizo Nancy está bajo secreto de sumario.

    Enfermo: gracia, gracia a vo’ pibe

    MC: me contento con que no te atragantes con el mate!! Genia, siempre le das bola a la música que pongo. Te confieso que Ministry es lo único que realmente calma mis nervios.

    • Efa: no es por ser pesimista, pero si ganaban “ellos” ¿sabés a dónde iban a terminar esas penosas molotov?
      Si lo que escribiste, ya lo publicaste, me parece que es el texto que me inspiró… o más bien me hizo recordar…

  4. Me atrae tu texto…esa soltura narrativa, esa, tu picardia para saltar la linea del desguace a la posibilidad de entenderlo, explicarlo, violarlo. Gracias !

Contame vos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s