Tontita

Esta vez nos peleamos muy feo con Damián. El detonante fue que yo quiero irme de vacaciones a Brasil y él quiere quedarse en casa. Pero el tema de fondo siempre es el mismo: no le importan mis deseos ni mis necesidades. Trabajo como una esclava todo el año y necesito un buen descanso ¿Qué voy a hacer en casa? ¿Acomodar y limpiar mientras él juega a la Play? Me re calenté y le escupí que estaba harta de su falta de compromiso, de que no tuviera un proyecto, de que se portara como un nene caprichoso, y ya que está, que por qué no quiere casarse?.

Por suerte justo me salió un viaje de trabajo y nos separamos unos días; nos iba a venir bien poner distancia. Elegí viajar en tren, sí, 100 horas mirando el campo me iban a hacer bien. Después de un par de días de silencio, me llamó y cesamos las hostilidades, dándonos cuenta de que nos extrañábamos… ya conversaríamos a la vuelta más tranquilos.

Subí al tren de regreso, esperando que otras 100 horas de campo me devolvieran las malgastadas energías. Adoro el tren. Lástima que el asiento que me tocó era para dos, y justo se sentó una vieja. ¡Nnnnnoooo! De todos los pasajeros posibles, justo una vieja. Las viejas siempre te hablan, no les importa que las ignores. Y ésta se puso a hablar, la puta madre. Me esperaban 100 horas de tortura.

Era muy chiquita, parecía que se iba a romper, tenía una voz muy suave y de joven debió haber sido bonita. Empezó con algunas frasecitas relativas al clima, al tren, qué se yo. Y aunque mis respuestas eran: se, hum, ahá, claro, siguió: y que las hijas, y que los nietos, y que la osteoporosis, blah, blah, blah… Cuando pude reaccionar ya me encontraba conversando con ella. Era demasiado dulce y amable y yo no podía ser tan conchuda.

Mientras el tren avanzaba por el campo, ella retrocedía en su historia. Me contó infinidad de cosas. Resultó ser una señora muy culta; era políglota:

Yo hablo inglés, porque viví en Estados Unidos. Hablo francés, por el trabajo de mi difunto esposo que era diplomático. Hablo hebreo, me lo enseñaron en la escuela de muy chica. Hablo polaco también, porque me crié en Polonia…

Y también hablo alemán.”

“¿Alemán? ¿Y dónde lo aprendió?

A la vez que alzó sus ojitos como diciendo “tontita”, alzó una manga de su fina blusa. Y ahí vi el borroso pero inconfundible tatuaje de 5 cifras. ¡Auch! (witz)

En 10 segundos se me cruzaron mil cosas por la cabeza, los documentales, las playas de Brasil, el diario de Ana Frank, Damián es un pelotudo, pobre señora, que forra que soy, los trenes cargados yendo a los campos, las vacaciones, las torturas… y así hasta llegar a mil.

El tatuaje estaba ahí, eterno como todos. Pero la delgada piel arrugada había logrado desdibujarlo casi hasta hacerlo ilegible, lo ninguneó, lo sobrepasó, se burló. Y ella también. Burló al campo, a la tortura y a la muerte. Invadida por una infinita ternura, seguí viaje con ella hablando de cosas de la vida, y cuando llegamos a destino la acompañé hasta dejarla en manos de una de sus hijas.

En la estación, Damián me estaba esperando con una sonrisa. Lo abracé fuerte, como nunca antes lo había hecho, y le dije suavemente al oído:

Entonces… ¿vamos a Brasil?”

“Sí, tontita.

Tonta WATCH

 

 

 

 

 

Otras historias

Pobre Chica Cosmo / Ugly people / Dos galanes

Anuncios

11 pensamientos en “Tontita

  1. Por favor no se tome a mal lo que voy a decir, pero hay algo que no entiendo.
    ¿Usted compara las discusiones frecuentes de una pareja con el holocausto, o trata de poner en contraste, lo que uno piensa es sufrimiento y el verdadero sufrimiento?
    Creo que deberia poner mas enfasis en lo que quiso decir, en el papel que juega la vieja, porque el mensaje que quiero transmitir, al menos a mi, no me queda claro.
    Tiene muy buenas imagenes, sobretodo la burla y el ninguneo. Muy buenos los juegos que pone, las 100 horas de campo y la tortura. Muy logrado.
    Sepa disculpar mi atravimiento.

    Saludos

  2. Estas cosas me pasan por escribir a las apuradas. Donde dice “el mensaje que QUIERO transmitir”, debe leerse “”… mensaje que QUIERE (usted quiere)…”

  3. Anónimo y Rauli2011: Gracias!

    Thotila: También gracias! No hay manera de tomar a mal su comentario. Lo que pasa con Tontita, es lo que pasa con la mayoría de la gente. Y es que por más que querramos comprender el dolor ajeno, finalmente el único que entendemos es el propio. Por lo demás estos hechos son verídicos, Tontita se encontró con esa vieja y fue tan estúpida como para preguntar ¿dónde aprendió alemán? a una anciana, judía y polaca. Pero Tontita no estaba prestando suficiente atención…

  4. Esto es lo que más me gusta de este cuentito…No sólo Tontita no ponía atención a lo que preguntaba sino que de entrada la pobre vieja le caía mal, y las 100 horas de viaje y de conversación iban a ser una “tortura” ja. Y es cierto, el único dolor que podemos entender es el nuestro, que puede no ser el peor, pero justo nos tenía que pasar a nosotros – la vida es cruel.
    Excelente este post. Excelente.

  5. Excelente relato, creo que transmite justamente eso, que nuestro dolor siempre es el peor.. pero bueno che! en definitiva es así, siempre lo digo “¡el mundo está en mi contra!”
    más que bueno, me encantan, te lo repito, los giros que dan tus historias en tan pocas líneas y como siempre vuelven al origen,

    el final genial, ese “tontita” que cura todos los males…

    Firme junto al pueblo.. jaja Saludos!

  6. perdón por meterme en el intercambio con Thotila, pero no creo que

    el escritor deba dar cuenta de intenciones o comparaciones o interpretaciones,

    en todo caso ahí está la obra para ser leida y releida, y si hay aspectos que no se

    develan, bueno, mejor aún, será cuestión de reconstruirlo por fuera del cuento.

    Salud

Contame vos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s