La (in)Feliz

No puedo dormir. Los de al lado no paran de gemir y jadear… ella es la peor ¡cómo aúlla! Parece una gata en celo… a él lo escucho también… debe hacer como dos horas que están dale y dale y dale… ahhh, los departamentos de ahora no son como los de antes, las paredes son de papel! Cómo se vino abajo Mar del Plata…

Pero si dijera que me molestan mentiría. Me hacen acordar al Cacho y a mí cuando éramos recién casados… ya hace 25 años. ¡Cuántas travesuras! El Cacho era un pícaro también… Me acuerdo de cómo me corría por toda la pieza y yo me iba sacando la ropa y se la tiraba en la cara hasta quedarme en traje de Eva. La primera vez que vinimos a “La Feliz” fue en la luna de miel, y hasta hoy seguimos viniendo. Lástima que ahora Cacho duerme como un chancho, y yo acá escuchando a los tortolitos.

Y es que ya no es lo mismo, tuvimos los chicos y nos fuimos olvidando del amor. Los años que van pasando y la rutina que se va instalando, también hacen lo suyo, empiezan las responsabilidades y los jueguitos van quedando a un costado. En fin, le pasa a todo el mundo… el fuego se va apagando. No hay nada que hacer contra eso, les pasa a todos. Ésta debe ser una parejita de recién casados. Que disfruten ahora, que ya les va a llegar, como a todos.

Aunque estoy un poco desconcertada. Si los ruidos vienen del “C”, la pareja que vi entrar ayer no eran muy jovencitos que digamos. ¿Serán ellos? Bueno, como sea, estamos acá solitos para festejar nuestras bodas de plata ¡no cualquiera llega! y la verdad que el Cacho es un buen marido, y aunque no andemos haciendo locuras, nos tenemos cariño, y están los chicos que son una bendición, y… zzzz zzzzz zzzz

Buen día, ¿cómo están? Nosotros somos los vecinos del “B”. ¿Ustedes alquilaron el “C”, no?
– Sí, llegamos ayer.
– Aaah, me parecía ¿vinieron de luna de miel, no?
– No no no, de vacaciones.
– Ah… De vacaciones.
– Sí, hace 20 años que venimos a “La Feliz”… desde que nos casamos.

(¡Qué puta de mierda! Hay que oír los gritos que pegabas anoche, ¡viciosa!. Con esa cara de mosquita muerta. Y él un degenerado, porque bien que la corrió toda la noche por la pieza. ¡Qué vergüenza! un matrimonio de 20 años haciendo semejante papelón. No lo puedo creer… … ¡no lo puedo creer! … … ¿Cómo mierda hacen? ¿¿Pero cómo mierda hacen?? A mí el Cacho me coge tarde, mal y nunca. Y ni siquiera me invitó a un buen restaurante para festejar, el muy miserable. La culpa la tienen esos pendejos de mierda que siempre nos cortaban el polvo, la culpa la tiene Cacho que siempre se duerme, la culpa la tiene, la tiene… ¡esta pareja de mierda, contando plata delante de los pobres!)

Ay, ¿escuchaste Cacho? Desde que se casaron… ¡Igualito que nosotros!

Love on the Beat LISTEN

 

 

 

 

 

Otras historias

Ícaro / Mi lugar en el mundo / Leitmotiv

Anuncios

5 pensamientos en “La (in)Feliz

  1. ¡¡Genial!! Llevo casi 23 casado con Vivi (homenaje Vivienne de “Flashes con Champagne”). Y ¡el fuego no se apaga! porque hay que mantenerlo encendido, hay que creerse protagonista de un libro, de una peli de amores incontenibles, hay que creerse protagonistas de la vida… y hay que tener la suerte que uno no tiene con el dinero, por ejemplo. ¡¡Genial, Te contaretodo, genial tu post!!

  2. El gran problema del sexo son los grandes aparentadores. Sobre todo entre hombres, abundan los “cojedores profesionales”. Temed al calladito.

    Agradezco su mail y le mando un gran abrazo

  3. rauli2011: gracias, y haré lo posible por conseguir el teléfono de la señora del “B”, a ver si le pasás unos consejitos.

    Andrés: para algunos el césped siempre es más verde en el jardín del vecino… en rigor de verdad, no sabemos si hacían ruido porque la pasaban bien! Y sí, los calladitos/as pueden depararnos grandes sorpresas… Saludos y gracias por pasar…

    Eme Ce: pobre, me da un poco de pena la señora, ella quería conformarse y autoconvencerse y no la dejaron! En fin, a los golpes se aprende (supongo) Saludos!

    • No, tecontare…. no podría dar consejos. Cada uno tiene su vida. En ese creerse protagonista hay vaivenes que sólo sobre la marcha tenés que resolver… No te creas que me las sé todas… Yo, me la pasé pidiendo consejos para mejorar mi situación económica y nadie supo pasarme la fórmula… sin embargo, a aquellos a los que les pedí consejo les va cada vez mejor y no se sabe cómo… Por ahí es como vos decís, a veces se ve más verde el césped del jardín vecino…

Contame vos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s