(La mujer de) Barba Azul versus el amor letal

Nunca tuvo suerte en el amor, pero era experta en sexo. No es que fuera una cualquiera, solamente tenía el “sí” medio flojo. Por eso le dolía no encontrar el amor con ninguno. Cada relación estaba signada por la fascinación y la despedida, consecutiva e irremediablemente.

Pero con Juan Pablo, hombre casado (ya varias veces), fue diferente.  Ella hubiera preferido no ser oootra vez la segunda, pero Juan Pablo era para ella el hombre soñado: el más sensual, el más atrevido, el más atento, el más cariñoso… ¿y por qué no? su amor.

Una vez Juan Pablo se pasó de atrevido. Quiso que los filmaran mientras tenían sexo. Existiendo la tecnología suficiente como para que no hubiera necesidad de un “director”, él insistía en que los filmara alguien. Porque no es lo mismo, una cámara fija no tiene gracia, en cambio el toque de creatividad lo podía aportar su mejor amigo. ¡Su mejor amigo! ¿Pero vos pensás que yo soy una reventada? ¿Cómo voy a hacer eso delante de un tercero, encima amigo tuyo?

Pero Juan Pablo siempre conseguía lo que quería. Y así fue que Germán apareció en sus vidas íntimas, cámara en mano. Germán de alguna manera le inspiró confianza, y un par de tragos también. “Luz, cámara, ¡acción!” La luz y la cámara duraron lo que un estornudo. En cambio la acción se complicó, porque Germán a los dos minutos soltó la cámara y puso manos a la obra sin más trámite. Y Julia se dejó llevar.

La pasaban tan bien los tres… No quería sólo a Juan Pablo ni tampoco sólo a Germán. Quería a los dos por igual. Tanto, que llegó a proponerles alguna forma retorcidamente posible de matrimonio.

Pero mientras ella pensaba que por fin el amor le había llegado por partida doble, los amigos empezaron a coincidir en que Julia, la verdad, era una puta. “Che, a mí se me complica con mi mujer.” “No me cagués, a ver si se me pega a mí.” “Bueno pero vos estás solo.” “Sí, pero yo quiero tener una mujer decente, no una loca.” Y le pusieron fin a la relación. Bueno, a la relación con ella, porque la amistad siguió por muchos años y Julia pasó a ser una anécdota.

Nunca tuvo suerte en el amor. Y ahora en el sexo tampoco. Cada vez que se acuesta con un solo hombre no siente absolutamente nada.

Blue Beard WATCH

Anuncios

4 pensamientos en “(La mujer de) Barba Azul versus el amor letal

  1. Muy ágil para leer. Así que vos decís que antes de probar de a tres hay que tenerlo bien pensado… veremos.

Contame vos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s