Perra

No soy bonita, pero hay algo en mí que es rotundamente cierto: yo caliento a los hombres, y si no los caliento, al menos nunca dejo de intentarlo. Toda mi vida fue así. Mi madre dice que cuando era un bebé, provocaba al pediatra posándole en pañales. Se ve que me tenía fe.

De chica, siempre jugaba con varones sólo para tenerlos pendientes de mí, y debo decir que no me fue nada mal. Ya siendo una joven mujer, siempre me las ingeniaba para provocar a mis amigos del barrio. Siempre los recibía vestida con un camisón (horrible, pero semitransparente), como diciendo “ah, que sorpresa, estoy hecha una bruja, pero pasá… total somos amigos”. Y era verdad, porque no me los llevaba a la cama, si no ¿dónde está la gracia? Lo hacía con chicos que estaban muy de novios, con chicos que no me gustaban en lo más mínimo, con gays, seminaristas… y sin tocarles un pelo.

Ahora me atraen más los desconocidos y refiné mi táctica. Uso mi pelo, mis caderas, mis piernas, mis manos, mi escote, me aprovecho de alguna prenda sugerente, de alguna forma de caminar, depende de qué funcione mejor. Es algo automático. Puedo estar sumida en mis más hondos pensamientos, pero si paso cerca de un hombre, mi actitud apunta a que me mire, o me silbe y el premio mayor, a que me diga algo, aunque sea una obscenidad.

Cuando era joven me encantaba enloquecer a los hombres mayores… qué transparentes y agradecidos son, con un poco de fantasía ya son felices. Ahora que soy madura hago lo que quiero con los jóvenes… los disfruto más que antes, porque son atrevidos y yo, el pudor lo perdí hace rato.

Es que los hombres son tan adorablemente simples, tan fáciles de manejar… si me lo propongo, con muy  poco esfuerzo logro algo del que me interesa, captar aunque sea un segundo de su atención, aunque esté con su mujer, o esté llevando una carretilla con cien kilos de arena, no importa… en ese momento, él es mío. Y así, todos son míos, siempre y para siempre.

Bueno Victoria, terminamos por hoy. Le voy a cambiar la receta, pasamos a 3 miligramos, ¿si?

Brass in Pocket WATCH

Anuncios

6 pensamientos en “Perra

  1. ¿Como andás compañero? Me pareció un gran texto. No sé por qué, pero el primer párrafo me pareció muy bien, muy introductorio, muy atractivo para continuar. Lo que venía en el medio, en algún punto era obvio, pero ahí, cuando todo parecía terminar con esa obviedad que podía estar, de alguna manera, de más, llegó esa última frase para sacarnos una sonrisa. Muy bueno, che. Y saludos,

    Darío

Contame vos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s