Cruella De Vil, pero sin Dálmatas

Andrea era cruel. No hay otra palabra para describirla que no sea una variante de crueldad. Creemos que era algo de lo que ella era plenamente consciente, que era así a propósito (o persiguiendo alguno).

Para ser verdaderamente mala y disfrutarlo, hay que ser inteligente. Y Andrea era brillante. Tenía una personalidad avasallante, descarada, ganadora y terrible. Cuando la conocimos, ya estaba bien plantada; llevaba adelante una afamada empresa de medicina prepaga, una familia sin hombres, y una constante búsqueda de víctimas.

Aunque esto último era fácil… vivía rodeada de potenciales víctimas. No había secretaria que le durara, y la que finalmente se quedó, era tan buena que a pesar de todo lo que le hizo, hoy la extraña. El resto del personal no se salvaba, ni siquiera los médicos más prestigiosos… era muy capaz de estar puteándolos de arriba abajo y a los gritos detrás de una mampara delgada como un papel, y luego salir a la recepción saludando con su mejor sonrisa, sabiendo perfectamente que todos los clientes la habían escuchado.

Además era “actriz”… cada vez que un recaudador tocaba su portero eléctrico, ella se transformaba automáticamente en la mucama, y con un deliberado acento paraguayo decía: “la señora no e-tá, venga en otro momento” y colgaba el aparato muerta de risa.

Sus parientes, en cambio, eran presa no tanto de su crueldad, sino de sus manejos financieros, que casualmente la favorecían siempre. Se mostraba (y era) exitosa, atractiva y con un estilo de vida lujoso. Cuando se hizo las tetas, se volvió perfecta. Y encima le servían para hacer juramentos. Sí. Cuando hablaba con mujeres, mentía diciendo “te lo juro por mis tetas, que son más caras que las tuyas”.

¿Hombres? Nadie conoció otro que no fuera el padre de sus hijas (que como esposo duró menos que un tema de Los Ramones). Por supuesto que no le faltaban admiradores pero ¿quién podía estar la altura de semejante mujer?

Sólo amaba y mimaba a sus hijas.

Nunca tuvo piedad de nadie, y la Muerte tampoco la tuvo con ella. Pero no queremos recordarla así… todos preferimos recordarla tal como era, perfectamente cruel.

Anuncios

Contame vos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s